Antes de conocer las Ventajas de los Paneles SIP veamos que en la Argentina y en el resto de los países de América Latina existen dos formas tradicionales de construir viviendas y edificios.

Sin duda el método constructivo más extendido son los ladrillos y cemento. Esto es así por costumbre y tradición, no tanto por conveniencia funcional. Es como construyeron nuestros abuelos inmigrantes al descender de los barcos.

Dentro de los sistemas constructivos tradicionales en nuestros países también se utiliza el enmarcado en madera o – en inglés – wood framing.

Aunque menos difundida, esta forma de construir consiste en la combinación de dos elementos: 1) una estructura, que se consigue al elevar los muros con un entramado de madera y 2) un componente aislante que “rellena” los espacios vacíos que deja esa estructura de madera. En general el material aislante utilizado es la lana de vidrio.

El método moderno: Paneles SIP

Pero los materiales y las tecnologías de construcción cambiaron radicalmente. Y dentro de los sistemas constructivos modernos el más eficiente son los Paneles SIP Thermolam®.

Los Paneles SIP Thermolam® unifican el componente estructural y el aislante en un único elemento conformado por dos placas de OSB y un alma de espuma sometida a alta presión.

Así, el Panel SIP forma un sandwich compacto e indivisible. Al encastrarse unos con otros, como un mecano, los paneles forman un único componente que denominamos el Sistema Constructivo Thermolam®.

¿Qué ventajas tienen los Paneles SIP frente a los métodos tradicionales?

Construcción tradicional

  • El resultado en cuanto a eficiencia térmica es el estándar al que estamos acostumbrados
  • El puente térmico que se genera entre los perfiles de madera y los espacios permite que el calor escape y aumenten los costos de energía
  • La lana de vidrio puede hundirse o desplazarse, o ser atacada por roedores, y reducir su capacidad aislante con el tiempo
  • El riesgo de absorción de agua puede reducir su capacidad aislante hasta en un 50%
  • La estructura tradicional consume significativamente más madera
  • Armar los bastidores de madera requiere largas horas de trabajo en el lugar de la obra y plazos de construcción más largos
  • El resultado es un gran volumen de recortes de madera, adhesivos y restos de revestimiento tirados al volquete de escombros o arrastrados por el viento por todo el lote
  • Las cavidades que se forman en las paredes pueden provocar un «efecto chimenea», que acelera la combustión
  • La variación de calidad en los materiales es amplia e inevitable

Paneles SIP Thermolam

  • El aislamiento sólido y continuo aumenta la eficiencia energética
  • Los muros de Paneles SIP no ceden ni se modifican ni desarrollan vacíos. Mantienen la integridad de rendimiento durante toda su vida
  • El núcleo de espuma no absorbe humedad. Mantiene sus cualidades aislantes originales de por vida
  • Las placas de OSB provienen de plantaciones de rápido crecimiento y bosques sustentables certificados

– Está comprobado que los SIP reducen el trabajo de construcción en un 55%

  • El diseño previo y el precorte en fábrica dan como resultado la eliminación virtual del desperdicio de paneles en el lugar de trabajo
  • El núcleo de espuma elimina el «efecto chimenea». La resistencia al fuego es de Clase 1
  • Thermolam® asegura una calidad constante para sus Paneles SIP con estrictas políticas y procedimientos internos de control, monitoreados por un área específica dentro de la compañía y por organizaciones externas